Saltear al contenido principal

Valak (detalle) Zack Dunn, óleo sobre lienzo 16×20

Les voy a ser sincero, odio a las monjas. Por ello me refiero a las monjas católicas ya que no he tenido el gusto o disgusto de tratar con monjas tibetanas o budistas. Las monjas que conocemos aquí en México y en Europa son una apropiación católica de un concepto pagano más antiguo.

Dejen les cuento de las vírgenes Vestales. En la Roma Antigua, existía la tradición de tener siempre seis mujeres jóvenes -su edad rondaba entre los 8 y los 40 años- y ellas se dedicaban a cuidar el fuego sagrado de la diosa Vesta, la protectora de Roma.

Tenían mucha participación en otros rituales y, en general, en la vida pública de la ciudad y eran cuidadas y temidas ya que su bienestar era el de la ciudad. Al terminar sus 30 años de servicio, podían casarse y tenían una generosa pensión. Hasta ahí parece que vivían una vida privilegiada con muy pocas responsabilidades.

Casa de las Vírgenes Vestales (Atrio Vestal) Vía Sacra, Roma, Italia.

El bienestar de Roma dependía de su virginidad y del fuego que cuidaban, si alguna de ellas rompía sus votos los dioses mostrarían su enojo con catástrofes. Los ejércitos serían destruidos en batalla, y habría pestes y enfermedades diversas.

En ese momento tenía que reunirse el colegio pontificio -sí, ya sé que suena similar a la actual institución católica- y, mediante augurios, determinaban la razón de la molestia divina; si una de las vírgenes era descubierta, el castigo era ejemplar.

Dado lo elevado de su estatus, no podían ser ejecutadas, ya que su sangre no podía ser derramada. Por lo tanto, eran llevadas en una procesión funeraria hasta el campo Sceleratus donde se preparaba una cámara subterránea con un poco de comida, una vela y agua. A ese lugar descendía la vestal y era enterrada viva

Postal con grabado titulado La muerte de la Vestal Cornelia por el ilustrador e impresor italiano del S.XIX Bartolomé Pinelli.

Los cínicos podrían decir que ante cualquier desgracia la solución más simple era ejecutar a una vestal para calmar al pueblo Romano. Sin embargo, en más de mil años, sólo se reportaron veinte casos de ejecución a una virgen vestal así que no era un tema recurrente.

Ahora, después de hablar de una verdadera virgen que ofrecía servicio para el bienestar de todo un pueblo, hablemos de las monjas cristianas. La virginidad siempre ha sido sinónimo de pureza, pero también representa algo que se niega a continuar el ciclo normal reproductivo.

Al ser la reproducción uno de nuestros instintos más básicos, cualquier acción consciente que lo detenga genera mucho stress en la persona.

En la Edad Media la virginidad y “pureza”de las doncellas estuvo asociada a su reputación y posibilidades de un buen matrimonio. Aquí el cuadro del pintor August Spiess Tristán e Isolda descubiertos por el Rey Marke (1881) que retrata ese “amor cortés”.

Cuando la religión cristiana se comenzó a expandir por Medio Oriente y África del norte, comenzaron a surgir relatos de doncellas -puras y sin mancha- que se negaban a casarse con malvados paganos porque habían ofrecido su virginidad a Cristo.

Casi siempre eran asesinadas por la autoridad en curso que no tenía paciencia para los cristianos. El fenómeno comenzó a extenderse y muchas jovencitas ofrecían su castidad al Nazareno como un sacrificio; eso sí, viviendo de su familia.

Las primeras comunidades establecidas de gente devota que seguía a Cristo compartiendo un techo ocurre hasta el movimiento cenobítico del siglo III. Propiamente la idea del convento no llegó hasta el siglo V.

La imagen de la monja siempre ha tenido cierta aura de maldad, ya sea por su estricta moral o férrea disciplina -según-. Arte de Vackertmort

Antes, los religiosos vivían lo mejor que podían en donde encontraran espacio como ascetas, esdecir, aislarse para buscar, según ellos, la perfección moral-. La edad media creó la noción del convento como un lugar cerrado donde vivían los dedicados a Cristo. Estos prosperaron como instituciones porque ya estaban protegidos por la iglesia oficial.

También las familias nobles veían esos lugares como espacios seguros para enviar a sus hijas hasta que fuera momento de desposarlas. Las otras clases sociales aspiraban a que alguna de sus hijas pudiera ingresar ya que garantizaba cierto crecimiento social.

Ahora, como dicen por ahí, aún entre los perros hay razas, así que dependiendo de tu estado social era la dote que se ofrecía cuando entraban al convento para desposarse con Cristo. Aún dentro de la casa de Dios existían privilegios para los más ricos y los pobres entraban para volverse sirvientes de por vida. Todo como parte de su sacrificio.

Los conventos eran básicamente fortificaciones que protegían a aquellos que buscaban una vida ascética. Aquí, un detalle del Ex-Convento Agustino de San Pablo en Yuriria, Guanajuato, México.

En la ficción, el tema del convento es un lugar favorecido por autores de novelas de aventura, casi siempre hay una monja encerrada que es el interés romántico de un caballero y que requiere ser liberada, como en el caso de la comedia Don Juan Tenorio (1844) de José Zorrilla, una historia de fantasmas donde una apuesta se sale de control.

En la novela gótica tenemos el ejemplo de El Monje (1796) de Matthew Gregory Lewis, un convento de monjas aparece prominentemente en la trama, así como en El Italiano o el Confesionario de los Penitentes Negros (1797) de Ann Radcliffe quien también utiliza esos escenarios y temas.

Los Demonios de Loudun es una novela de 1957 basada en hechos históricos escrita por Aldous Huxley. En este texto nos narra la historia de un convento en Francia donde todas las monjas son poseídas por el diablo.

Portada de Los Demonios de Loudun de Aldous Huxley.

En el cine existen, por supuesto, versiones de la vida de Santas que vivieron en conventos, pero mejor busquemos otras opciones. Tenemos el género de nunsplotation, el cual surgió durante los años setenta en Europa y estas son películas donde casi siempre hay un conflicto de carácter sexual dentro del convento.

Entre ellas podemos mencionar Los Demonios (1971, Ken Russell) basada en la novela de Huxley mencionada más arriba; es una película tremendamente criticada y censurada por sus fuertes escenas sexuales.

En México hay películas como Satánico Pandemonium y La Sexorcista (1975, Gilberto Martinez Solares) y Alucarda, la Hija de las Tinieblas (1977, Juan López Moctezuma) que son películas que explotan la imagen religiosa y el convento como espacio para narrar sus historias.

Promocional de cine de la irreverente Satánico Pandemonium (1975)

Desde Japón tenemos Seiju Gakuen (1974, Norifumi Suzuki) donde la protagonista entra a un convento para descubrir la razón de la muerte de su madre 18 años atrás; por supuesto, está habitado por monjas perversas que la torturan y abusan sexualmente de ella.

Europa tiene sus películas de género como Terror en el Convento (1981, Bruno Mattei) Dark Waters (1994, Mariano Baino) esta última fue una producción ruso/inglesa que luce particularmente interesante en las reseñas ya que la mencionan como una mezcla de Mario Baba y Bergman.

De España para el mundo se rodó El Fraile (1990, Francisco Lara Polop) el cual es una adaptación del cuento El Monje ya discutido arriba. La Monja (2005, Luis de la Madrid) es una producción española donde el fantasma de una monja persigue a un grupo de adolescentes; no debe ser confundida con la cinta norteamericana de este año (2018, Corin Hardy) un spinoff del universo de El Conjuro del director James Wan.

En Seiju Gakuen (1974),también conocida como Convent of the Sacred Beast, el desenfreno llega por una monja rebelde. En este detalle, le ofrece a la novicia un poco de whiskey.

Para concluir ¿por qué me causan molestia las monjas? Bueno, en primer lugar, porque es obvio que, aunque en algún momento perdido en el pasado quizá el sacrificio de la virginidad pudo ser honesto, en nuestros tiempos en los que la Iglesia Católica ha demostrado sus fallas y carencias, encuentro difícil de creer que todavía haya alguien tan loco para ofrecer su vida al servicio de una institución tan añeja y rancia.

En segundo lugar, porque es obvio que la energía sexual reprimida que ofrendan es utilizada para mantener funcionando a dicha institución. Para mí, es un acto de magia negra que vampiriza la energía sexual de estas personas con un fin nefasto.

La monja (2018, Corin Hardy).

Facebook Comments

Gerardo Braham

El Doctor Braham es el alterego de Gerardo Braham, ingeniero, astrólogo y estudioso de las ciencias ocultas. Su opinión es meramente producto de sus neurosis. El doctorado que presume en su nombre procede de las ciencias ocultas y le fue otorgado por la universidad de Miskatonic.

PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
CONTACT US
COMPANY NAME
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
Thank You. We will contact you as soon as possible.
CÓMO ESCUCHAR
Puedes escucharnos aquí, en nuestro sitio, o en iTunes, Soundcloud y en varias apps de podcasts.

También escúchanos en vivo por Bizarro.fm, Radio ILCE y Concepto Radial

entra a nuestras redes sociales
 
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar PSICOFONÍAS aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar PSICOFONÍAS aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar POR QUÉ NOS DA MIEDO aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar POR QUÉ NOS DA MIEDO aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar TERROR EN UN SUSPIRO aquí, en nuestro sitio, o en Soundcloud:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar TERROR EN UN SUSPIRO aquí, en nuestro sitio, o en Soundcloud:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?