Saltear al contenido principal
Menú

Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

The Old God of the Northern Mountains de Bjarke Pedersen

Descubrir lo desconocido suena interesante. Garantiza entrada a los libros de historia y reconocimiento a donde vayas. Durante la era de la exploración marítima, nombres como Colón, Magallanes, Drake o Cook fueron ejemplo que hizo que muchos hombres valientes se lanzaran a la aventura esperando obtener el mismo grado de fama.

Pero por cada dragón vencido en los cuentos, nos olvidamos de los cientos que lo intentaron antes. Gente con mucha iniciativa, pero mala planeación, o mala suerte. Lo ignoto tiene su encanto, pero también su riesgo, como veremos en algunos ejemplos.

Into the Depths de Patrick Reilly

En 1527 Pánfilo de Narváez, por orden del rey de España Carlos I, se lanzó a la conquista de la Florida. Pero la desgracia lo persiguió todo el viaje; esperando encontrar oro y ciudades grandes como Tenochtitlán, sólo encontró pantanos y tribus hostiles. Desesperado, intentó regresar al mar con cinco canoas, las cuales fueron destruidas en una tormenta.

Sólo sobrevivieron cinco personas, entre ellos Alvar Núñez Cabeza de Vaca quien vivió como prisionero de los nativos casi cinco años, logrando escapar y avanzar hacia México para luego poder regresar a España y narrar la horrible experiencia.

Tepeyólotl, el dios mexica de los terremotos. Arte de Dagmara Gąska obtenido del juego RPG Earthcore: Shattered Elements

A finales del siglo XIX la búsqueda por un pasaje marítimo que conectara por el norte de América al océano Pacífico con el Atlántico absorbía la imaginación de los exploradores. Hudson lo había intentado en 1610 y su tripulación se amotinó y lo dejó abandonado en la bahía que lleva su nombre después de pasar atrapados el invierno. Para 1845, el capitán John Franklin partió de Inglaterra con dos barcos dispuesto a encontrar el pasaje.

Nadie sabe bien que pasó; todo indica que los barcos quedaron atrapados en el hielo sin poder salir. En 1859 se encontró un montículo de piedras con un par de entradas de diario. “Todo bien” decía la primera y la segunda, fechada dos semanas después narra el abandono de los barcos y la muerte de la tripulación. Hasta 1981 se hallaron los cuerpos.

The Last Rays of Disco de Bruce Montana

En 1911 dos expediciones se lanzaron a la aventura con la esperanza de llegar al Polo Sur de nuestro planeta. Ninguna de ellas sabía de la otra. Roald Amudsen fue el afortunado ganador del título de ser el primer hombre en pisar ese lugar. Su rival, Robert Falcon Scott, no tuvo tanta suerte y sí muchos problemas por pensar que podría llegar al Polo Sur en ponies en vez de perros entrenados. Scott y su equipo murieron en el camino de regreso a su barco.

En 1925, Percy Fawcett entró a la selva del Amazonas decidido a encontrar la “ciudad perdida Z” (sí, ese fue el nombre que le puso). Desaparecieron en la selva sin dejar rastro, hubo varios intentos por encontrar su paradero, ninguno satisfactorio.

Póster estilizado de la película “The Descent”, dirigida por Neil Marshall.

En el cine hay muchos ejemplos de estas aventuras aunque no todas en el género de horror, podríamos considerarlas dramas de época. Dado que nosotros tocamos el horror, me voy a enfocar en las películas de ese género que lo abordan.

“The Thing” (John Carpenter, 1982), narra la historia de un grupo de científicos en una pequeña instalación en el ártico que son atacados por una criatura extraña.

No tanto en un lugar desconocido, pero sí narrando la situación de personas encerradas en un lugar donde no pueden buscar ayuda, “Cabin Fever” (Eli Roth, 2002)

Sin título (1972), de Zdzisław Beksiński

En “The Descent” (Neil Marshall, 2005) un grupo de amigas que disfrutan los deportes extremos entran a explorar la cueva equivocada y descubren que no están solas.

Aunque situado en otro planeta “Prometheus” (Ridley Scott, 2012) narra la exploración de un planeta por un grupo de científicos buscando respuestas sobre el origen de la humanidad.

En “The Witch” (Robert Eggers, 2015) una familia de colononizadores puritanos se separa de su comunidad para intentar colonizar la tierra cercana al bosque.

Y claro, no podía faltar “Annihilation” (Alex Garland, 2018) una científica es contratada para una misión secreta donde tiene que explorar un lugar donde las leyes de la biología no funcionan correctamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
CONTACT US
COMPANY NAME
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
Thank You. We will contact you as soon as possible.
CÓMO ESCUCHAR
Puedes escucharnos aquí, en nuestro sitio, o en iTunes, Soundcloud y en varias apps de podcasts.

También escúchanos en vivo por Bizarro.fm, Radio ILCE y Concepto Radial

entra a nuestras redes sociales
 
CÓMO ESCUCHAR
Puedes escucharnos aquí, en nuestro sitio, o en iTunes, Soundcloud y en varias apps de podcasts.

También escúchanos en vivo por Bizarro.fm, Radio ILCE y Concepto Radial

entra a nuestras redes sociales