Saltear al contenido principal

La mutilación aterra por la pérdida de algo fundamental. Arte de PJKfractals.

No queremos perder nada que nos pertenezca. Todo es útil y necesario. Cuando somos niños y perdemos el primer diente siempre hay sorpresa y miedo. Nuestros padres tienen que disfrazarlo para que aceptemos la pérdida sin tanto llanto. Conforme crecemos vamos descubriendo que hay gente que ha perdido alguna parte del cuerpo y vive sin ella. El horror de algún día perder algo tan importante comienza a crecer en nosotros hasta que se vuelve un terror inconsciente. ¿Quién querría perder una parte de su cuerpo conscientemente? Pero el ver a alguien que carece de una mano, de un ojo o de un pie nos genera un interés morboso al verlo. Entre el horror y el morbo contemplamos a quien carece de algo que para nosotros es vital.

El Código de Hammurabi —primer código protolegal— ya mencionaba castigos donde se cortaban partes del cuerpo como pena por ciertos crímenes, lo mismo en el Antiguo Egipto. Esto pasaba sobre todo cuando se quería que sea reconocido el infractor como tal y someterlo al ridículo. Durante el Periodo Isabelino (1158-1603) en Inglaterra, se castigaba a los falsificadores de ese modo, también a quienes profanaban tumbas buscando tesoros. La nariz se removía para los adúlteros; se sigue haciendo en algunas partes del mundo. La lengua era removida para los que difamaban a gente de poder.

Mutilación del emperador de Justiniano (Getty Froissart, 1480)

Actualmente, en diferentes culturas, el robo se castiga con la pérdida de la mano. En el mundo árabe se sigue practicando el hudud, que es una una penalización extrema para asustar a los criminales y mantenerlos en los límites socialmente aceptables. Los Yakuza tienen la tradición de cortarse un dedo en señal de sumisión ante su jefe.

Los horrores de la guerra dejan huellas en el espíritu de los que la vivieron, pero casi siempre cicatrices en forma de mutilaciones. Las minas personales, cuyo uso proliferó en la Segunda Guerra Mundial, tenían la función de matar a quien la activara. Conforme se fueron desarrollando otras guerras, se modificaron para sólo hacer perder un miembro a quien la activara. La noción detrás de ello fue que las tropas se desmoralizasen al ver a sus compañeros mutilados.

Método de amputación con martillo y cincel. Grabado, Sistema General de Cirugía de Heister, 1745.

También existen mutilaciones con propósitos estéticos. En China se solían amarrar los pies de las mujeres nobles deformándolos permanentemente. Esto era considerado bello. Durante milenios, las cortes de Asia utilizaron eunucos, hombres a los que se les remueve los testículos, como sirvientes de confianza ya que al no poder engendrar descendencia no tendrían ambición. Sin embargo, esto no siempre se llevó a cabo y hay recuentos de cruentas luchas por el poder en las cortes de China Imperial. Los cantantes conocidos como castrati eran mutilados para que conservaran su rango vocal.

Retrato de Farinelli (1750) por Jacopo Amigoni (1682-1752), el castrato más famoso del S. XVIII por su aguda voz. Óleo sobre tela, 82 x 61 cm. Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Madrid, España.

El cine recurre a las mutilaciones con el propósito de aterrarnos. Hay muchos ejemplos de slasher films en los que el asesino mutila a uno de los protagonistas para saciar su pasión. Voy a intentar mencionar otro tipo de cintas, como películas en las que la mutilación es importante y nos genera una reacción visceral.

Así, la primera que se viene a la mente es Saw (James Wan, 2004) Jigsaw —el asesino que orquesta todo— hace pasar a sus víctimas por juegos de destreza y sacrificio que rayan en lo cruel y morboso ya que son ellos mismos los que tienen que mutilarse para resolver el acertijo. Esta ya es una franquicia que en mi opinión ha perdido mucho de lo que la hacía interesante, pero la primera película sigue siendo terrible y enervante.

Afiche promocional para cine de Saw, Juego Macabro (2004) dirigida por un jovencísimo James Wan.

En el otro rango tenemos Hostal (Eli Roth, 2005) que presenta un lugar donde gente con gusto por la tortura pueden ir a vacacionar y “gozar” jugando con gente. El gore y la mutilación llevada a extremos que no pensé posibles se encuentran en Audición (Takashi Mike, 1999) Un viudo realiza audiciones para encontrar esposa; la mujer que gana tiene sus propios planes para él y hay una escena en esa película donde realmente todo toma una vuelta hacia la locura, cuando la vean sabrán cual y se acordarán.

Ya más hacia el humor negro tenemos ¡Repo! La Ópera Genética (Darren Lynn Bousman, 2008) donde dos agentes de una compañía genética que fabrica órganos de repuesto recuperan los productos comprados cuando los deudores no pueden pagar el crédito.

Afiche promocional de ¡Repo! La Ópera Genética (Darren Lynn Bousman, 2008)

Para cerrar, perder una parte de nuestro cuerpo nos aterra. La idea de que algo nos pertenece y, de improviso, ya no es parte nuestra. Que algo que obedecía a nuestros impulsos ahora yace sin vida y es un pedazo de carne ajeno a nosotros. Ese es el misterio y el encanto de ello.

Facebook Comments

Gerardo Braham

El Doctor Braham es el alterego de Gerardo Braham, ingeniero, astrólogo y estudioso de las ciencias ocultas. Su opinión es meramente producto de sus neurosis. El doctorado que presume en su nombre procede de las ciencias ocultas y le fue otorgado por la Universidad de Miskatonic con sede en Arkham, Massachussets.

PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
CONTACT US
COMPANY NAME
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
Thank You. We will contact you as soon as possible.
CÓMO ESCUCHAR
Puedes escucharnos aquí, en nuestro sitio, o en iTunes, Soundcloud y en varias apps de podcasts.

También escúchanos en vivo por Bizarro.fm, Radio ILCE y Concepto Radial

entra a nuestras redes sociales
 
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar PSICOFONÍAS aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar PSICOFONÍAS aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar POR QUÉ NOS DA MIEDO aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar POR QUÉ NOS DA MIEDO aquí, en nuestro sitio, o en cualquiera de estas aplicaciones:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar TERROR EN UN SUSPIRO aquí, en nuestro sitio, o en Soundcloud:
SUSCRÍBETE A
Puedes escuchar TERROR EN UN SUSPIRO aquí, en nuestro sitio, o en Soundcloud:
¿NO SABES ESCUCHAR PODCASTS?